Disponibile in:

2 – Matrix – Qué es la Matrix (parte 1)

Página 1 de 3

Siempre supiste de su existencia, pero no sabías cuál era su nombre.

La Matrix es todo lo que ves, todo lo que sientes y todo lo que tocas. Cualquier cosa que puedas observar, oír y oler es parte de la Matrix. Tú también eres parte de la Matrix.

La Matrix es todo lo que te rodea, es la vida que prosigue, es la ciudad, es tu rutina atareada. La vida en este mundo es Matrix. La sociedad en la que vivimos es Matrix, como lo son la tierra, el cielo, el mar, la escuela, el trabajo, las otras personas. La Matrix tiene un aspecto material y una mente inteligente, que crea y dirige la vida de todos. Es una dimensión material, por lo tanto, todo lo que existe se puede tocar, mirar, oler, oír y percibir; pero también tiene una Conciencia, está hecha de energía y es capaz de dar forma a la energía que reside en su interior. En el artículo anterior te expliqué algunas diferencias entre las distintas energías, anticipando que la energía material es parte de la Matrix. Imagina por un momento poder asociar la Matrix con una persona: ambas tienen un cuerpo y una mente. El cuerpo está hecho de materia, por lo que no es abstracto, sino algo que se puede ver y tocar, a diferencia de la mente que parece invisible, pero está allí. En su interior encontramos muchos otros pequeños organismos, que todos los días llevan a cabo sus acciones y preservan la vida del gran organismo que los incluye a todos. Mientras tanto, existe la mente de la Matrix que no se ve, no se puede tocar; es invisible y, sin embargo, es ella quien activa los organismos y les permite actuar y seguir todos los días con sus tareas, y la llamamos Low. La mente tiene una inteligencia increíble porque además de lograr activarse todos los días y mantener en vida el cuerpo y todos sus organismos, también es capaz de crear, pensar, evolucionar y, por lo tanto, seguir avanzando con sus conocimientos. El cuerpo lo llamamos Matrix y la mente Low. Para simplificar, hablaremos de la Matrix y del Low como si fueran una sola cosa, pero en el siguiente artículo te explicaré la diferencia. Claramente la Matrix no es una persona, de hecho, es muy diferente de la idea humana, pero dentro de nuestro cuerpo físico hay una pequeña Matrix que llena la vida de cada organismo que nos compone y que, solamente con vivir y llevar a cabo sus tareas, nos permite vivir nuestras vidas. Por lo tanto, la Matrix no es exactamente comparable con nosotros, sino a esa conciencia que llena y gestiona la vida interna de nuestro cuerpo físico. La gran Matrix es la dimensión en la que nos encontramos que dirige la vida física del planeta Tierra. Si lo piensas, es casi como una gran matrioska en la que existe el planeta Tierra con su Matrix y nosotros estamos dentro de ella y, a su vez, en nuestro interior hay otra pequeña Matrix donde están nuestras células. No tengas miedo de este tema porque si todavía te parece demasiado complicado de entender, tendrás muchas ocasiones y más documentos en los que te explicaré mejor cómo funciona y cómo actúa. Por ahora déjame explicarte la base donde empezó todo, para que después puedas comprender cómo manejar tu vida de forma independiente y cómo reconocerla y distinguirla de todo esto.

En este momento nos encontramos dentro de la dimensión Matrix, una dimensión material que podemos ver y tocar. Todo lo que nos rodea es Matrix, pero la realidad es que la Matrix es una enorme ilusión. Todo lo que miramos, tocamos o sentimos es parte de la gran ilusión llamada Matrix. La verdadera realidad es que todo es energía y nada es más real que esto. Cuando tocamos algo creemos sentir el tacto, la dureza, la materia que lo compone, pero lo que estamos tocando realmente es una energía elaborada que nos permite advertir sensaciones pero que, en realidad, existen únicamente en esta dimensión ilusoria. La Matrix es un gran videojuego en el que nacemos con el Visor VR ya puesto y nos olvidamos de que lo que estamos mirando y viviendo en realidad es un juego de rol que parece tan real debido a las gafas de Realidad Virtual que llevamos puestas.

Página 2 de 3

Si nos quitásemos estas gafas nos daríamos cuenta de que la realidad es muy diferente del mundo en el que vivimos, pero hemos nacido con el casco ya puesto y no sabemos cómo desabrocharlo. La meditación es la clave para desabrochar el casco y permitirnos quitarlo, pero el engranaje está bloqueado y nosotros tenemos que conseguir, con tanta paciencia, encontrar la palanca correcta para quitarnos este casco que nos engaña. La Matrix no es negativa, pero nos hemos dejado engañar al creer que todo lo que vemos es real, convencidos de que vale la pena vivir para este juego y morir por él, con tal de terminar la partida.

Pero comencemos desde el principio.

La Matrix es un programa que dirige la vida dentro de un organismo, coordinando todos los otros pequeños organismos que lo componen. La galaxia tiene una gran Matrix, por eso lo que vemos o sabemos sobre la galaxia es en realidad lo que la Matrix nos presenta. Dentro de la galaxia hay planetas, estrellas, satélites, etc., incluido nuestro planeta. La Tierra está habitada por muchísimos seres vivos distintos. Hay insectos, animales, plantas, humanos, y cada uno de ellos debe respetar la Naturaleza, es decir los programas preestablecidos que todos nosotros tenemos en nuestro interior desde el nacimiento y que seguimos incluso sin darnos cuenta, porque fue elegido de esta manera. Naturaleza es el término que utilizamos para definir las elecciones de la Matrix. Entonces, como la galaxia tiene su propia Matrix, el planeta Tierra que está dentro de ella también tiene su propia Matrix personal. Existen muchísimas Matrix en todo el universo, todas distintas entre sí, pero en su conjunto componen la enorme Matrix que pertenece al universo mismo. Cada una es diferente, pero hay muchas similitudes. En el planeta Tierra hay una Matrix que todos nosotros respetamos, cada día, siguiendo la llamada de la naturaleza; del mismo modo las células dentro de nosotros respetan las instrucciones que envía la Matrix de nuestro cuerpo físico, la cual se asegura que todos los seres vivos – dentro de nosotros – las sigan y ejecuten para que nuestra vida continúe. Por lo tanto, la Matrix es de importancia fundamental para el continuo del curso de la vida. Cada planeta y cada dimensión tiene una Matrix, al igual que cada ser viviente; de hecho, tú tienes una Matrix interna que dirige tus células y les dice qué hacer y al mismo tiempo vives en la Matrix del planeta Tierra que te dirige a ti y te dice qué hacer. Por esta razón creces, estudias, evolucionas, te emparejas, formas una familia y por último mueres. Este es el proceso de vida que la Matrix ha elegido para los habitantes de este planeta. Sin embargo, no todos están obligados a llevar el casco para siempre y ver la vida como la Matrix ha elegido configurarla. Puedes quitarte el casco y darte cuenta de que la realidad que nos fue puesta delante desde nuestro nacimiento no es más que un videojuego muy realista al que hemos prometido excesiva lealtad.

Lo que vemos todos los días y creemos ser real, en realidad es un juego virtual al que hemos elegido participar bajo la apariencia de un personaje con un cuerpo humano, con el que nos hemos identificado demasiado. Desafortunadamente, la mayoría de las personas a nuestro alrededor también se han olvidado de la elección hecha, por lo que desempeñan el papel de su personaje como si lo fueran realmente, convenciéndose en lo más profundo de sus corazones ser realmente el personaje elegido: razonan como él, siguen las elecciones que tiene que hacer, llevan a cabo las misiones principales y las más pequeñas y ocasionales que aparecen durante el juego y respetan la personalidad que el juego le ha asignado. No se dan cuenta ser mucho más que el papel que están interpretando porque han entrado en el personaje hasta el punto de que ya no consiguen reconocer quiénes son en realidad. Son pocos los que hoy se plantean las preguntas correctas: ¿Quién soy? ¿Es mi vida real? ¿Por qué me sucede todo esto? Y aún menos personas deciden tratar de obtener las respuestas. La realidad virtual en la que vivimos nos hace creer que todo lo que nos rodea es real.

Página 3 de 3

Por lo tanto, creemos que nuestra vida es real, que nuestro trabajo es real, que nuestra rutina es real, que nuestra elección de vida es real, olvidándonos que solo estamos viviendo una partida en un videojuego muy avanzado. La realidad es que todo lo que vemos, tocamos y oímos, son hologramas realizados por un diseñador gráfico muy hábil. ¿Pero quién es tan bueno como para poder dibujar la Matrix de todo el universo? Alguien o algo fuera del videojuego en el que nos hemos metido, porque el universo existe, el planeta Tierra existe, pero es la manera en la que lo vemos y la manera en la que lo vivimos que es ilusorio. Hay muchísimas dimensiones paralelas a la nuestra y nosotros estamos viviendo solamente en una de ellas, pero no en la única que existe.

La realidad de lo que vemos es que todo, y digo todo, está hecho de energía. Nosotros la vemos en forma física porque el holograma está compuesto por píxeles finamente tratados para que parezcan reales. Esto no quita que todo lo que nos rodea está hecho de energía. Cualquier cosa, tanto si está parada como si se está moviendo a tu alrededor, es parte de la Matrix y, por lo tanto, es ilusorio porque es parte del videojuego al que estás jugando. Algunos personajes son reales, porque al igual que tú se han puesto un casco y se han sumergido en la parte con la que se identifican; otros, en cambio, son figuras completamente ilusorias, como cuando juegas contra o con personajes de la computadora: en los videojuegos se llaman Bot y nosotros los llamamos más en general Gaia’s Low. La proyección holográfica que vemos y que pensamos ser la realidad es una energía que en esta dimensión reconocemos como física. En verdad, todo lo que nos rodea es un conjunto de códigos que componen esa proyección. Probablemente has visto la película The Matrix y la has considerado aburrida o fascinante, pero, independientemente de tus gustos personales, el guión ha intentado mostrar al público informaciones muy importantes, incluida la realidad de la Matrix. Cuando mencionamos los códigos de la Matrix, inmediatamente pensamos en las típicas escenas de la película en las que los códigos verdes representan la realidad virtual en la que vivimos. Esto es un error muy grave porque el objetivo de la película, al mostrar las escenas de la rejilla llena de códigos numéricos, es hacernos pensar inmediatamente en la realidad de la Matrix. De hecho, la Matrix no es una teoría inspirada en la película homónima, al contrario, es la película que ha sido inspirada por la verdadera Matrix que siempre ha existido. Por eso filmaron la película con la probable intención de mostrar a todos – en lo posible –  la verdad sobre el mundo en el que vivimos y hacernos comprender que nuestra realidad es ilusoria y que la verdad está fuera de la Matrix.

Todo lo que tocas, lo que comes, lo que bebes, lo que ves con los ojos, es la proyección que la Matrix ha elegido hacerte ver en este enorme videojuego. En la realidad las paredes, los objetos, la mesa de tu cocina, no son más que un conjunto de códigos que tu cerebro – y el de todos los demás habitantes físicos de este planeta – decodifican a través del casco que tienen puesto y que les permite asociar una imagen a esos códigos, reconociéndola, por ejemplo, como un mueble. Este casco es un regulador dentro de tu cerebro que te hace perfectamente adecuado a la dimensión Matrix en la que te encuentras. La Matrix es lo que desde siempre has llamado Naturaleza, es ella quien te hace conforme a la vida en esta dimensión. Todo esto no es negativo, porque tu cuerpo físico está perfectamente equilibrado con el lugar donde nació, vale decir con el planeta Tierra. Todo lo que ves a tu alrededor es una proyección energética: son códigos compuestos de energía que tu cerebro – perfectamente programado y sintonizado a la gran computadora llamada Matrix – decodifica, traduce e interpreta la visión en un mueble o en un cuerpo material. En otras palabras, todo lo que te rodea está hecho de energía, pero tú lo ves físico y material porque estás sintonizado a esa configuración de la gran computadora. Conocemos los códigos de la Matrix porque, si se decide buscar la palanca correcta para aprender a quitar el propio casco, es posible ver realmente los códigos de la Matrix con nuestros propios ojos. Es un hecho que ver los códigos es una acción difícil: en efecto, pocos han elegido y eligen todos los días entrenarse para seguir viendo la verdadera realidad; muchos otros prefieren dejar que el videojuego al que estaban jugando les haga dormir, convirtiéndolo en su única razón de vida.

La Matrix es el videojuego en el que tendríamos que haber vivido una experiencia que pertenece a esta dimensión, pero algo salió mal, porque hemos llevado puesto nuestro casco durante demasiado tiempo y nos hemos olvidado de quitárnoslo. De hecho, la razón por la que estamos demasiado ligados a nuestro personaje en este juego se debe a nuestro casco: el regulador, nada más que el medio por el cual el Low Frequency logra mantenernos estrechamente atados a nuestra vida virtual, haciéndonos olvidar casi por completo de nuestra verdadera vida. En el siguiente artículo te explicaré qué es el Low Frequency y cómo funciona.

Fin de página 3 de 3. Si te gustó el artículo, comenta aquí debajo describiendo tus sensaciones al leer o practicar la técnica propuesta.

 

Este documento es la traducción del artículo original del sitio web Accademia di Coscienza Dimensionale: https://www.accademiadicoscienzadimensionale.com/archives/4272

 

Este documento es propiedad de https://www.accademiadicoscienzadimensionale.com/. Todos los derechos están reservados, se prohíbe cualquier uso no autorizado, total o parcial, de los contenidos presentes en este portal, incluido el almacenamiento, reproducción, reprocesamiento, divulgación o distribución de los contenidos mismos a través de cualquier plataforma tecnológica, soporte o red telemática, sin previa autorización escrita por parte de Academia de Consciencia Dimensional, A.C.D. Cualquier violación será procesada mediante acciones legales. ©

 

Vuoi aggiungere il tuo banner personalizzato? Scrivici a [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *