Disponibile in:

11 – Meditación – la Relajación (parte 4)

Página 1 de 8

La Meditación es el medio más directo para lograr cualquier objetivo de evolución interior que nos hayamos propuesto, incluida la evolución de las capacidades mentales superiores que deseamos alcanzar. Para poder realizar buenas meditaciones, la relajación es la clave. La relajación es algo que debemos aprender a hacer y no tenemos que darla por sentado como si todos supieran hacerla, porque en realidad muy pocos logran relajar el cuerpo y la mente con absoluta facilidad. Se cree que la relajación es algo inútil o trivial, cuando al contrario es una técnica compleja que no es para nada fácil de hacer. Aquellos que creen que relajarse significa tumbarse en el sofá y quedarse dormidos tienen que enfrentar la dura verdad de que, cuando se despertarán del sueño, los pensamientos y los problemas de antes volverán a sus mentes otra vez. La verdadera relajación es un arte, es una capacidad que hay que desarrollar: no subestimes este punto fundamental. Para relajarte necesitas estar presente porque si estás ausente como haces siempre seguirás dormido como todos, por lo que obtendrás esa inconsciencia que comúnmente se confunde con la relajación, pero en realidad se trata de reposo para el cuerpo y no para la mente. De hecho, la relajación es una técnica mucho más profunda, que te permite sanar tu mente de los problemas que ni siquiera durmiendo durante días enteros podrías superar. Dormir es bueno, obviamente, pero si pudieras ir a dormir conscientemente algo cambiaría en tu vida y desarrollarías habilidades que ahora no puedes ni imaginar. La relajación es un tipo diferente de concentración porque sirve para dejarse llevar y al mismo tiempo seguir estando consciente, a diferencia del sueño normal y corriente o del momento de descanso frente al televisor, cuando, aunque estás descansando el cuerpo, la mente se está perdiendo en la inconsciencia.

Cuando decidas hacer una verdadera relajación que sea presente y consciente, entonces tu cuerpo se relajará mucho más y tendrá más beneficios que cuando simplemente te quedas en el sofá viendo la televisión o quedándote dormido. Por lo tanto, la relajación no se debe confundir con el descanso, porque si decides hacerla con consciencia te permite descansar mucho mejor. Como habrás notado, durante la meditación guiada te pido que respires y te concentres en tu respiración. Esto es algo que nunca haces, porque tú, como todos, respiras normalmente sin ser consciente de tu respiración. Quiero precisar que la intención no es la de ser consciente de cada respiración que haces durante todo el día, desde la mañana hasta la noche, pero esto no te impide serlo al menos de algunas, por ejemplo, mientras practicas la meditación.

Tomar conciencia de tu respiración significa percatarse de una acción que realizas sin darte cuenta y sin siquiera decidir hacerla: tú simplemente respiras, sin preguntarte si está bien o mal, sin dudar ni vacilar. Inspiras y exhalas, tomas aire y echas aire. Es una acción tan simple y obvia que ni siquiera te das cuenta de que la estás haciendo. Como la respiración, hay muchísimas acciones que haces inconscientemente todos los días, y no me refiero solamente a tu corazón que late sin que se lo ordenes o a tus ojos que se mueven cuando lees sin que les pidas moverse de izquierda a derecha. Hay muchas otras acciones que haces todos los días sin darte cuenta y algunas de ellas son dañinas para ti y/o han sido manipuladas por otros para que las realices sin saberlo. No es fácil comprender este concepto, pero tomar conciencia de las acciones que realizas sin darte cuenta te permitirá descubrir situaciones increíbles en tu vida que nunca habías notado y, sin embargo, han estado ocurriendo desde hace mucho tiempo. Te quedarás sorprendido. La meditación quiere abrirte los ojos, levantándote la mirada hacia algo que no notabas, a pesar de estar justo delante de ti.

Página 2 de 8

No me refiero a eventos paranormales, estoy hablando de eventos de tu vida que antes ignorabas o no notabas que estaban ocurriendo, porque estabas demasiado distraído por pequeñeces que te impedían ver con claridad. Por lo tanto, es muy importante meditar aprendiendo la relajación, que es el pasaje más difícil de todos: una vez aprendido todo lo demás será un camino cuesta debajo de lo simple que es.

Por esta razón, al menos cuando meditas, concéntrate en tu respiración, siendo presente y consciente de cada una de tus respiraciones; es algo que nunca haces, porque estás demasiado acostumbrado a simplemente respirar y ya, pero esta vez concéntrate con firmeza y decisión en cada una de tus respiraciones durante al menos unos minutos. Al principio, la relajación podría hacer que te quedes dormido, lo que no está mal porque significa que estás entendiendo cómo distender bien el cuerpo y relajarlo, pero debes averiguar si quedarte dormido es realmente tu único propósito o si quieres obtener algo más de la meditación. Si descansar y dormir bien es tu único objetivo, entonces no hay ningún problema, puedes meditar con la técnica de relajación que te enseñé en las dos primeras sesiones para lograr un mejor descanso. No hay nada malo en ello: si este es tu objetivo, no tienes que obligarte a hacer algo que no quieres. Mi consejo es al menos leer los artículos posteriores, simplemente por curiosidad, porque podrías encontrar buenas motivaciones para seguir adelante; después decidirás qué hacer y no tendrás que sentirte nunca presionado u obligado a hacer lo que no deseas.

Sin embargo, si tu propósito va más allá del simple relax y quieres despertar espiritualmente, entonces trata de no quedarte dormido durante la meditación, suelta el estrés y déjate llevar en ese estado mental donde el cuerpo está pesado y completamente relajado, pero la mente está bien alerta y despierta, totalmente lúcida. Podrías creer que alejar todos los pensamientos es el problema más difícil de superar, pero no es así porque el silencio mental llegará cuando serás capaz de decidir relajarte profundamente. El verdadero obstáculo que debes superar es conseguir relajarte lo suficiente como para alcanzar un buen estado de silencio mental. El punto es que no estás para nada acostumbrado a relajarte con conciencia, por lo que es normal que parezca lo más difícil de hacer, pero no te desanimes, sólo tienes que intentarlo, intentarlo y volver a intentarlo sin darte nunca por vencido. La relajación es una sucesión de victorias y no solamente una única, porque cuando aprenderás a relajarte te darás cuenta de que no es nada comparado con lo que podrías conseguir hacer: entonces serás estricto contigo mismo porque notarás que podrías llegar mucho más alto si te esforzases. A veces te parecerá casi una escalada sin fin, pero esto no tiene que desmoralizarte porque simplemente estarás mirando en la dirección equivocada; en lugar de mirar siempre hacia arriba y pensar cuánto camino aún te queda por hacer, concéntrate en lo mucho que ya has hecho, mirando hacia abajo donde estabas antes de comenzar este camino de meditación, y luego date cuenta de que estás en un punto mucho más alto, tanto que ya casi ni recuerdas lo que sentías al estar tan abajo.

Llegados a ese momento, será mucho más fácil tomar la decisión de continuar, porque te darás cuenta de que ya has recorrido mucho camino, sólo que para notarlo de vez en cuando debes mirar hacia abajo y reconocer la gran diferencia. Básicamente eso es todo, el silencio mental es el único obstáculo porque es el único medio para alcanzar tus objetivos. La meditación debe ser entendida, y cuanto más te esfuerces con decisión para comprender cómo puede hacer tanto efecto, más conseguirá llevarte a niveles superiores. La relajación y el silencio mental se logran también gracias a la visualización. Al principio puede parecer una contradicción, pero con la experiencia te darás cuenta de que puedes visualizar e inmediatamente después mantener la mente libre de pensamientos. Si aprendes la visualización conseguirás relajarte mejor; si te relajas conseguirás concentrarte en los chakras disminuyendo tus pensamientos, obteniendo así una excelente meditación. Dado que alcanzar un objetivo enseguida no siempre es fácil y directo, a veces hay que entrenarse en nuestros puntos débiles.

Página 3 de 8

Si ya supieras cómo mantener un silencio mental perfecto sería mucho más rápido meditar sobre los chakras sin ningún pensamiento porque no tendrías que pasar por otras técnicas, pero como no sabes mantenerlo, primero tienes que entrenar tu mente para alcanzar, paso a paso, este nivel a través de la visualización. Es más difícil decirlo que hacerlo.

La meditación nos vuelve cada vez más conscientes durante nuestros días. Al principio puede parecer que su utilidad se limite a la media hora que estás meditando, pero en realidad será útil durante todo el día hasta que te vayas a dormir, así como durante toda la noche en la que tendrás un sueño más tranquilo. Obviamente, al día siguiente tendrás que meditar nuevamente si deseas continuar con su eficacia, porque dormir conlleva mucha inconsciencia y desafortunadamente reduce el efecto de la meditación hasta que mantengas un buen ritmo constante. Por ahora, te sugiero que sigas el ritmo y medites al menos una vez al día, todos los días, tratando de no saltarte ni uno. No será fácil porque notarás cómo los compromisos se superpondrán específicamente para que no tengas tiempo de meditar, por lo tanto, tendrás que tener cuidado de administrar bien tu tiempo y así tener media hora libre, gracias a la cual te sentirás bien durante más tiempo. Después de todo, lo estás haciendo por ti mismo y esta debe ser una muy buena motivación. ¡Si pudieras meditar dos veces al día, sería realmente excepcional! Obviamente, tienes que esforzarte para mejorar la meditación añadiendo la relajación a tu rutina. Aprender a relajarse es muy importante porque te permite alcanzar una sensación de paz incluso cuando estás en situaciones problemáticas que deberían haberte irritado o preocupado. Para ayudarte a aprender la relajación y, por lo tanto, la meditación, hemos grabado muchas versiones guiadas que te facilitarán el aprendizaje. Los enfoques de la meditación serán muchos, pero todos tratarán sobre la misma técnica, permitiéndote conocer diferentes niveles de relajación que serán esenciales, al final, para practicar mejor la meditación sobre los chakras que ya te he enseñado.

Podrías pensar que siguiendo adelante con las enseñanzas de este camino habrá técnicas más importantes que las anteriores, que con el tiempo se volverán irrelevantes; en realidad, todos los niveles previamente explicados son fundamentales para lograr una relajación completa. Cada estado mental que te he enseñado en las sesiones meditativas de los últimos artículos y que te enseñaré en el futuro, será vital para alcanzar la perfección. No hay nada malo en repetir los primeros niveles, incluso cuando hayas llegado a los niveles superiores, porque tendrás que recordar que, si llegaste allí, solo será gracias a los primeros pasos que has dado. A veces, es importante retomar los viejos pasos para revivir dentro de nosotros la motivación que nos empujará a volver a mirar hacia adelante y a decidir superar otros obstáculos que nos parecían demasiado grandes. Mi objetivo es mostrarte diferentes matices de la meditación, por eso también hemos grabado las técnicas guiadas en versión audio, utilizando voces distintas para que puedas encontrar la más adecuada para ti. Después, cuando te sentirás preparado, podrás dejar de usar la meditación vocal para empezar a meditar sin guía, aprendiendo a autogestionar tu sesión. De todos modos, no hay ninguna prisa, disfruta de nuestros audios todo el tiempo que desees. Sin duda, si te dedicas con empeño a la práctica de las técnicas, conseguirás desarrollar tus habilidades y mejorar cada vez más la meditación. Podemos comenzar.

 

Siéntate cómodamente y relájate.

 

Respira profundamente.

 

Toma una respiración profunda, inspirando y espirando por la nariz.

 

Respira inflando el vientre, no el pecho…

 

y sigue respirando con el estómago durante toda la meditación.

 

A tu alrededor hay una luz, hermosa y relajante…

 

no hay nada más… excepto la luz que te relaja…

 

Esta luz te hace sentir protegido y a gusto.

 

Respira la luz dentro de ti, con respiraciones profundas y conscientes…

 

tu cuerpo empieza a relajarse…

 

Ahora centra tu atención en el chakra Chi.

 

Imagina esta luz muy densa que entra dentro de tu Chi…

 

coloca tus dedos sobre el chakra…

 

y sigue imaginando la luz densa que entra en el chakra.

 

Concéntrate en la sensación física.

 

No pienses en nada más, solo en la luz densa que entra en el Chi…

 

respira profundamente…  como si pudieras respirar a través de tu chakra.

 

Toma una respiración profunda directamente desde el Chi.

 

Siente la zona del Chi endurecerse.

 

A partir de este momento… deja la mente totalmente en blanco…

y céntrate únicamente en el toque de tus dedos.

 

Relájate… permanece en un estado de silencio mental…

 

Percibe solamente la piel bajo tus dedos…

 

respira… y lleva tu enfoque mental al chakra del Plexo.

 

Imagina… una energía densa, muy muy blanca, que entra dentro de tu Plexo…

y te hace sentir bien.

 

Apoya tus dedos y sigue visualizando la energía luminosa que entra.

 

Como una corriente interminable, la luz entra dentro de tu chakra.

 

Respira prana desde el Plexo… y no pienses en nada.

 

Relájate.

 

Ahora, respira desde el pecho… como si pudieras hacer entrar el aire directamente a través del chakra Corazón.

 

Imagina la corriente de luz densa que entra en tu chakra del Corazón…

y siente el pecho iluminarse.

 

Siéntete satisfecho, porque estás meditando sobre el chakra del Corazón.

 

Respira prana desde el Corazón.

 

No pienses en nada… percibe solamente el toque físico.

 

Respira y relájate.

 

Deja entrar la esperanza y la seguridad… que todo irà bien… de ahora en adelante.

 

Siéntete feliz por ello.

 

Respira prana desde el Corazón…

 

y escucha sus latidos… concéntrate solamente en ellos y nada más.

 

Respira profundamente con el estómago…

 

lleva tu atención al chakra de la Mente.

 

Imagina la corriente de energía blanca que entra en el chakra de la Mente…

 

Apoya los dedos y relaja la cara.

 

Relaja las cejas… la frente…

 

concéntrate en mantener la cara relajada durante todo el tiempo.

 

Respira prana desde el chakra…

 

Y pon tu atención en la presión del chakra de la Mente.

 

Respira prana.

 

Siente como si algo desde el interior estuviera empujando la piel hacia el exterior…

 

y percibe tu chakra de la Mente hincharse.

 

Concéntrate en el chakra de la Mente y no pienses en nada.

 

Ahora siente como si estuviera empujando hacia el interior…

 

y céntrate únicamente en el toque de tus dedos.

 

Respira profundamente con el estómago…

 

lleva tu enfoque mental al chakra de la Corona.

 

Imagina una corriente de luz blanca, muy densa, que entra en tu Corona.

 

Siéntete protegido por esta luz blanca y siente como está limpiando tu energía.

 

Toca el chakra de la Corona y mantén tu concentración.

 

Siente la luz que entra… y relájate.

 

Respira profundamente desde la Corona…

y vacía la mente.

 

Quita los dedos del chakra, relaja los brazos y apóyalos en tus piernas.

 

Permanece concentrado en la Corona, como si todavía la estuvieras tocando.

 

Respira prana desde la Corona.

 

Cuando sientes que ha llegado el momento… respira profundamente y termina la meditación.

 

A través de esta meditación has experimentado una nueva sensación relajante que consiste en imaginar la corriente de energía densa que entra dentro de ti. Esto te permite asimilar mayores cantidades de energía gracias a la señal de entrada que le has dado, dejando así que te limpiase energéticamente. Además, te hice notar una sensación física en la que probablemente nunca te habías fijado, es decir el chakra de la Mente que tiende a empujar la energía con más fuerza que los demás, como si quisiera sacar a la luz sus habilidades. Esto es muy importante y cuanto más medites, más te darás cuenta de que el chakra de la Mente puede volverse muy poderoso. Dale el tiempo que necesita para evolucionar y te sorprenderá. Es posible que después de la meditación el chakra de la Mente sea un poco molesto: esto ocurre porque se está expandiendo para contener la nueva energía que le estás ofreciendo. Ten paciencia, no durará mucho; en poco tiempo la molestia desaparecerá porque el chakra se habrá acostumbrado a la novedad. Sigue meditando, día tras día, para que el bienestar sea cada vez más profundo.

Fin de página 8 de 8  Si te gustó el artículo, comenta aquí debajo describiendo tus sensaciones al leer o practicar la técnica propuesta.

 

Este documento es la traducción del artículo original del sitio web Accademia di Coscienza Dimensionale: https://www.accademiadicoscienzadimensionale.com/archives/4891

Este documento es propiedad de https://www.accademiadicoscienzadimensionale.com/. Todos los derechos están reservados, se prohíbe cualquier uso no autorizado, total o parcial, de los contenidos presentes en este portal, incluido el almacenamiento, reproducción, reprocesamiento, divulgación o distribución de los contenidos mismos a través de cualquier plataforma tecnológica, soporte o red telemática, sin previa autorización escrita por parte de Academia de Consciencia Dimensional, A.C.D. Cualquier violación será procesada mediante acciones legales. ©

 

Vuoi aggiungere il tuo banner personalizzato? Scrivici a [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *